Carnaval de Villarrobledo

Declarado de Interés Turístico Nacional

ENTREVISTAS DE CARNAVAL. CHARANGA «COMANDO VINAZAS»

Si a unos músicos extraordinarios les añadimos sus ganas de “cachondeo”, de ese cocktail acaba saliendo Comando Vinazas, una charanga de las clásicas e imprescindibles de nuestro carnaval en la última década.
A pocos villarrobledenses hay que explicarles el porqué de este nombre, pero sí que habría que contarles que Comando Vinazas se formó en el año 200, al ser invitados a participar en las fiestas de Ampuero, localidad de la que tanto disfrutan y en la que incluso son los encargados de tocar el himno de esta localidad en plena plaza abarrotada de público. Unos años después decidirían participar en los carnavales de Villarrobledo, y desde entonces nos hacen disfrutar como enanos cada vez que hay un desfile o cuando organizan los conciertos de las Cuatro Esquinas.
Pese a que conforme van pasando los años la dificultad para juntarse es más patente, ellos aprovechan Ampuero y el Carnaval de Villarrobledo para verse, disfrutar de su amistad y pasárselo en grande en estas dos fiestas.
De todas formas, quienes mejor que ellos para  profundizar un poco más en Comando Vinazas en la siguiente entrevista.

¿Hace cuántos años comenzasteis con esta aventura del Carnaval? 
La historia de Comando Vinazas realmente nace de un grupo de amigos yendo a tocar a Ampuero (Cantabria) sobre el año 2007, por la relación que había con profesores de nuestra Escuela de Música. Surgió porque allí nos lo pasábamos y seguimos pasando genial y decidimos trasladarlo al carnaval. Fue sobre el año 2011 cuando decidimos participar, por lo que este año haríamos una década, y fíjate, lo vamos a celebrar sin que haya Carnaval (risas).

 

¿Cómo se os ocurrió el nombre de la charanga? 
Si te decimos la verdad es un poco heredado, ya que los que iban a tocar a Ampuero se llamaban así, porque además en el norte se llevaba mucho lo de ‘Comando’, y lo de vinazas porque ya sabes que es una parte importante de Villarrobledo y está muy presente en nuestra localidad. Jajajaja

 

 

¿Por cuántas personas está formado vuestro grupo?
Cuando empezamos con este proyecto lo hicimos con mucha energía, porque las obligaciones que tienes cuando eres joven no son las mismas que cuando ya vas siendo más adulto, sobre todo por cuestión de trabajo. Eso conforme han ido pasando los años ha sido más difícil, con la dificultad añadida de que en nuestra charanga había 8 miembros de Villarrobledo y el resto eran de fuera, y claro, ellos no tienen tantos días de carnaval y chocan con sus trabajos. A ver como les dices que vengan el miércoles porque aquí es muy importante el Entierro de la Sardina, o que vengan el jueves porque también son muy importantes Las Bodas, y te dicen: “¿El jueves por la noche? ¿pero estáis zumbados o qué?”. Ha habido desfiles de salir hasta 20 desfilando, viniendo compañeros de conservatorios de Madrid, Segovia, Murcia…y les convencíamos diciendo que vinieran porque lo que iban a vivir era único, y todos han repetido porque el carnaval de Villarrobledo es una locura.

¿Cómo hacéis para poneros de acuerdo entre todos y decidir los temas y la actuación o actuaciones a realizar cada año?
Al final en la charanga cada uno adopta un rol, y tenemos un par de compañeros a los que les gusta sacar temas nuevos, los probamos y en el ensaño decidimos los que nos han gustado y cuales no.

Preparar el disfraz y la actuación os supondrá mucho tiempo y esfuerzo, ¿Con cuánta antelación comenzáis con los preparativos? 
Los tres o cuatro que somos más carnavaleros llevamos propuestas en cuanto a los trajes y democráticamente decidimos. Es verdad que llegar a un acuerdo es más fácil que una comparsa porque somos menos.
Si de verdad eres carnavalero y encima tocas en una charanga, llevas el doble de ritmo que el resto de la gente. Los que hemos mamado esto desde pequeños lo llevamos en la sangre y si en lugar de ser diez días fueran 15, pues también los íbamos a disfrutar igual.

¿De qué año tenéis un recuerdo especial? 
Los tres primeros años empezamos con muchísima fuerza, de hecho ganamos el premio que se le da a las charangas, algo que es anecdótico, pero lo más importante es que transmitíamos una felicidad destacable a toda la gente. Ten en cuenta que somos amigos y nos juntamos sólo para esto, concretamente para Ampuero y para el Carnaval, es como si nuestras vacaciones las dedicásemos a esto, por eso los primeros años le echábamos muchas horas y cuidábamos todos los detalles, pero ya estos últimos hemos tenido que dejar de salir en algunos desfiles por la complicación de los trabajos. Cada agrupación tiene sus peculiaridades y la nuestra es que sabes que va venir nuestra gente a la que no ves en todo el año.

En el carnaval de Villarrobledo  participáis varias charangas, ¿Cómo es la relación entre vosotros? 
Llevamos muchos años tocando en el Carnaval de Villarrobledo, y para nosotros siempre ha sido muy importante ver la participación tan importante de charangas, de hecho cuando viene gente de fuera dice:”¿Pero que pasa aquí?”. Ni la Feria de Albacete junta a tanto músico, y sin duda es una de las peculiaridades de nuestro Carnaval, algo que hay que cuidar porque es esencia de nuestra fiesta.

¿Cuál es vuestra parte favorita del carnaval? 
Tenemos dos noches que son muy especiales para nosotros como son el desfile de Las Bodas, que es un desfile más golfo, encima empalmas con la noche, siendo al día siguiente fiesta local, quedándose ya todo el fin de semana los que vienen de fuera.
También le damos mucha importancia al viernes por la noche porque solemos hacer un concierto intentando revitalizar nuestras Cuatro Esquinas, que es otro de los tesoros que se ha ido perdiendo. Con él pensamos un poco más en la gente mayor, puesto que en los últimos años el carnaval se ha ido focalizando en la gente joven, dándose un poco de lado a los que han venido haciendo grande nuestra fiesta.

A parte del carnaval ¿organizáis alguna otra actividad en grupo?
Como hemos dicho nosotros nos juntamos para participar en las fiestas de Ampuero y en el  Carnaval de Villarrobledo. En Ampuero hemos dado con una peña que nos han hecho sentir parte de ellos, y vamos con una ilusión “bestial”. Son fiestas de encierros, es muy de calle, de ambiente del norte, cada peña con su charanga, las calles del centro llenas, con un ambiente de fiesta que sorprende. Se ha convertido también en nuestra fiesta. Además, desde hace años somos la charanga elegida para tocar el himno de Ampuero en la misa oficial que se organiza en una plaza llena de gente.

Contadnos alguna o algunas anécdotas
Nos acordamos mucho de una que nos ocurrió en los primeros años. Tocamos en el desfile, nos quedamos después a cenar, salimos luego de fiesta todos tocando, se nos hizo de día, se nos juntó mucha gente detrás de nosotros y nos fuimos a almorzar gachas al campo de un amigo unas 40 personas. Volvimos a salir en el desfile del domingo sin dormir, y después de 50 horas ya fue cuando nos fuimos a descansar.
Otra tiene que ver con un problema que hubo en la carpa generado por el viento. Entonces nos pusimos a tocar y la gente se fue detrás de nosotros, “rollo” Flautista de Hamelin, llevando a la gente fuera de la carpa. Al día siguiente los organizadores nos llamaron y nos agradecieron lo que habíamos hecho de forma improvisada, porque gracias a ello habían podido desalojar la carpa sin problema.

Villarrobledo lo ha pasado muy mal por la pandemia y mucha gente ha perdido familiares de una forma muy dura. Por respeto a esas personas y por respeto a este “bicho”, desde Comando Vinazas nos piden responsabilidad, y así disfrutarlo más si cabe en 2022, y si pueden ser 15 días de fiesta, mejor que mejor.

ENTREVISTAS DE CARNAVAL. «EL SARMENTAOR»

A nadie le pasa desapercibido este grupillo de amigos que desfilan por la calles de Villarrobledo. Sus temáticas originales llenan de alegría el recorrido establecido en el desfile de adultos, y los ciudadanos disfrutan de sus originales ideas.
Llevan participando en el Carnaval de Villarrobledo desde hace 17 años, y siempre han tenido más en cuenta las parodias que contar con un traje caro y dificultoso de llevar. Eso los hace ser muy originales y muy queridos por todos los carnavaleros de la localidad.
Bien es cierto que en alguna oportunidad sus ideas no han sido comprendidas por determinados sectores, aunque como ellos señalan, nunca han tratado de molestar a nadie, más bien todo lo contrario, han tratado de sacar una sonrisa entre todos los que se agolpan a lo largo del itinerario.
Huyen de las rivalidades por los premios, y pese a no haber conseguido alguno de estos galardones en los últimos 6 años, no le dan ningún tipo de importancia, porque para ellos lo importante es participar, y a bien que lo consiguen cada año.
Una de las preguntas de los ciudadanos de Villarrobledo cuando se disponen a disfrutar del desfile es la de ¿Cuál será este año la temática de El Sarmentaor? y ese es para ellos el mejor premio.
De su historia surgida de las ideas de Antonio Nova y sus amigos, nos queda la siguiente entrevista.

¿Hace cuántos años comenzasteis con esta aventura del Carnaval? 
Nuestra aventura por el Carnaval de Villarrobledo comenzó en el año 2003. Surgió un fin de semana de fiesta en el que nos propusimos participar y decidimos ir de “sarmentaores”. Ese año no llegamos a desfilar, participamos por nuestra cuenta con un Renault 5 verde que llenamos de sarmientos, hasta el punto que se nos acabó chafando el techo.

¿Cómo se os ocurrió el nombre del grupo? 
A raíz de ese traje que a la gente le gustó mucho, pues decidimos participar con ese nombre desde entonces. A nuestro modo decidimos trasladar la musiquilla de ‘El afilaor’ a la de El sarmentaor, y la verdad que gustó mucho.

¿Qué os motivó para empezar a participar en esta fiesta? 
Antonio Nova, que es de un pueblo de Jaén, desde que lleva viviendo en Villarrobledo quedó “enganchado” por el carnaval, tenía una especial admiración por el Dúo Sidecar y sus parodias. No llevamos un trabajo muy elaborado, sino un traje más rústico, tratando de pasárnoslo bien.

¿Por cuántas personas está formado vuestro grupo?
Una de las veces que más gente hemos estado fue cuando salimos de Burbujitas y de Locomía. Después hemos participado como parejas en los desfiles porque es complicado contar con mucha gente porque lleva mucho trabajo y mucho esfuerzo.

¿Cómo hacéis para poneros de acuerdo entre todos y decidir el disfraz y la actuación a realizar cada año?
Nosotros empezamos con tiempo a preparar la idea, pero al estar algunos trabajando fuera de Villarrobledo no siempre podemos juntarnos como a nosotros nos gustaría, por ello vamos siempre con el tiempo muy justo. Normalmente empezamos en Navidad y sopesamos si a la gente le va a gustar o no. Siempre llevamos alguna “trastá” como cuando salimos de pollo, y eso siempre le suele gustar mucho a la gente.

¿De qué disfraz tenéis un recuerdo especial? 
Tenemos un recuerdo especial de muchos, pero el año que salimos de ‘Papa’ aquello fue “nombrado” porque algunos pensaban que estábamos ofendiendo a la iglesia. Estamos gente de toda, pero ese año ese traje fue bastante impactante y por eso le tenemos un recuerdo especial a pesar de los problemas que tuvimos que casi nos obligan finalmente a no desfilar.

¿Qué y cuantos premios habéis ganado?
Tenemos varios premios ya sea como grupillos o como pareja. El primero que nos dieron fue cuando salimos de ‘Los Reyes cojos’ repartiendo ceporros. Los siguientes años obtuvimos premios, aunque en los últimos 6 años no hemos conseguido ninguno. De todas formas nosotros tenemos claro que no salimos por conseguir premios, sino por pasárnoslo bien, y no liamos ninguna “pelotera” por si nos han dado premio o no.

En el carnaval de Villarrobledo participáis varias comparsas distintas, ¿cómo es la relación entre vosotros? 
La relación con las demás comparsas es muy buena, de hecho algunas nos llaman para que participemos junto a ellos en el desfile de bodas, yendo vestidos de ‘Papas’ o de ‘curas’. En definitiva nos llevamos bastante bien y de eso es de lo que se trata.

¿Cuál es vuestra parte favorita del carnaval? 
Nosotros tenemos una especial simpatía al carnaval nocturno, sobre todo al tema de las parodias, aunque se está perdiendo un poco puesto y ello era la esencia del carnaval. Los desfiles también son muy bonitos, sobre todo los nervios esos de cuando vas a salir. Bien es verdad que luego el desfile se te pasa “volado”, pero nosotros nos quedaríamos sobre todo con las noches, aunque todo el carnaval tiene su parte importante.

Contadnos alguna anécdota. 
Un año salimos de ‘El Rey Juan Carlos, de Hugo Chávez y el ¿Por qué no te callas?‘, y se nos quedó el coche parado. Tuvimos la gran suerte que por detrás llegaba El Dúo Sidecar que llevaban un Jeep del ejército, y nos vino muy bien porque nos remolcaron hasta la Plaza Vieja y pareció que lo habíamos hecho adrede.

Por desgracia en 2021 no vamos a tener Carnaval o al menos las actividades habitualmente previstas. Sin embargo ‘El sarmentaor’ tiene algo pensado para disfrutar en este singular año que nos ha tocado vivir y propone también hacer algún pequeño desfile sin anunciar para que no haya aglomeración en las calles.

ENTREVISTAS DE CARNAVAL. «ANTHRAX»

La comparsa Anthrax dio sus primeros pasos en el año 1981 cuando algunos de sus miembros se lanzaron a la calle de manera informal arrastrando un buen número de seguidores. Por aquel entonces el nombre de la comparsa no era el actual, sino La Troya, debido a la inquietud cultural de este grupo teatral liderado por Segundo Belmonte y Santiago Haro, que junto a otros villarrobledenses fueron el alma mater de los actuales carnavales.
A pesar de la informalidad, La Troya se tomaba muy en serio el tema del carnaval. Como aún no existía el desfile callejero organizado, el  escaparate carnavalesco estaba en los bailes del Círculo Mercantil e Industrial, y fue precisamente ese año cuando el grupo dio  su primer paso con ‘El desfile circense’, hacia una espiral de éxito en la que aún sigue envuelto.
Pero Anthrax no se limita sólo a los disfraces de los desfiles, y así, entre sus logros, está el de ser los  precursores de La Noche de Las Bodas, a la que se unían miembros de otras comparsas allá por 1984 y que ahora tienen su propia noche.
En resumen, Anthrax es una comparsa laureada y respetada en el Carnaval de Villarrobledo, con una imaginación creativa y un fondo artístico de fantasía difícilmente igualable.

¿Hace cuántos años comenzasteis con esta aventura del Carnaval?
En este año 2021 Anthrax celebra su 40 Aniversario. La comparsa nació en el año 1981, cuando los componentes del Grupo de Teatro La Troya, dirigidos y animados por su director Segundo Belmonte, salieron a la calle desfilando y actuando como artistas de Circo. Villarrobledo aplaudió esta iniciativa gritando: “el año que viene el carnaval en la calle”.
En el año 1982 se disfrazaron de majorettes, los hombres de chicas y las mujeres de músicos. Crearon tanta animación que, al año siguiente, La Troya no desfiló sola.

¿Cómo se os ocurrió el nombre de la comparsa?
En un primer momento la comparsa se llamaba La Troya, puesto que el nombre del grupo de teatro era ese. Tras varios años llamándose así, se veía necesario hacer un cambio de nombre que diferenciase el grupo de teatro del grupo de carnaval. Ambos grupos se encontraban en crecimiento, y por motivos organizativos este cambio era necesario (no todos los miembros participaban en ambos grupos).
Tras esta necesidad, Segundo Belmonte va considerando diferentes alternativas, y cuenta que el nombre surge así: “Una noche me fui a cenar al Alhambra (actual Juan Carlos). Me encontré con Carmen Ballesteros, que me dijo: Segundo, La Troya no va ganar más el primer premio    ”. Afirmación con la que el maestro quedó extrañado, y le pregunta el por qué. Carmen le dice que han formado una nueva comparsa: Eritrea. Según la mitología, la sibila Eritrea era una profetisa que predijo la caída de Troya. Por lo tanto, el maestro cuenta como broma que la necesidad del cambio de nombre entonces era más urgente. Posteriormente Segundo vio en el telediario una noticia relacionada con el virus Anthrax, indestructible en ese momento. Con todo esto en la cabeza, propone al resto de componentes de la comparsa el nuevo nombre. A todos les pareció bien, denominándose la comparsa “Anthrax” desde el año 1988.

¿Qué os motivó para empezar a participar en esta fiesta?
Previamente al carnaval de calle, ya participábamos en los bailes del Círculo Mercantil. Si te paras a pensarlo, todos los espectáculos nocturnos y farsas tienen mucho que ver con el teatro. La iniciativa de comenzar a salir a la calle en carnaval fue algo como tantas otras ocurrencias que hemos tenido: las planteas y finalmente las haces y dan resultado.
Nos hace sentir muy orgullosos el ver todo lo que ha evolucionado el carnaval, recordando los disfraces y ocurrencias que hemos tenido durante estos 40 años de trabajo, en los que siempre hemos buscado el engrandecer nuestra fiesta grande.

¿Por cuántas personas está formada vuestra comparsa?
Actualmente desfilamos alrededor de unas 30 personas, aunque el número de personas que echan una mano para elaborar los disfraces, y el de las personas que disfrutan la semana grande en el local de la comparsa ¡no podríamos calcularlo! Y ya si contamos la de gente que ha pasado por aquí…

¿Cómo hacéis para poneros de acuerdo entre todos y decidir el disfraz y la actuación a realizar cada año?
Alrededor del mes de octubre-noviembre nos juntamos para comenzar la temporada de carnaval. Proponemos ideas, y hay algunas que se descartan o quedan en el tintero y otras que gustan más. Entre las mejores ideas debatimos sus posibilidades, las dimensiones, materiales… y solemos optar por la idea que más nos convence a la mayoría. Aunque casi siempre las voces veteranas tienen mucho peso por toda su trayectoria y experiencia.

Preparar el disfraz y la actuación os supondrá mucho tiempo y esfuerzo, ¿Con cuánta antelación comenzáis con los preparativos?
Una vez decidida la idea comenzamos a buscar los materiales y a realizar pruebas y patrones, aunque siempre metemos el turbo una vez termina la navidad. Así pasa, que las últimas semanas vemos que nos pilla el toro y nos toca correr. Sobre todo en los años que el carnaval cae pronto. Pero bueno, siempre disfrutando del proceso.

 

¿De qué disfraz tenéis un recuerdo especial?
Son tantos los disfraces que hemos llevado que es muy difícil decidir, y cada uno tiene sus gustos y opiniones dentro de la comparsa. Pero por ejemplo de los más recientes podríamos decir: Los alebrijes (2016) porque todos eran diferentes. Aunque compartían una estructura interna similar, sus formas exteriores eran todas diferentes, por no hablar del colorido de ese disfraz. Los canguros (2017), por el movimiento que tenían, parecía que estaban vivos. Eran muy grandes y boxear con ellos era muy divertido. Los indios (2019), un disfraz que se salía de nuestra línea habitual, y con el que nos lanzamos a hacer baile. El movimiento al unísono del conjunto nos parecía increíble. Estos son de los más recientes que tenemos en la memoria, pero es muy difícil no nombrar otros. Sobre todo si echamos la vista atrás y vemos la cantidad de ideas que hemos sacado a la calle: dragones, vacas, virus, caballitos de mar, Venecia… Es curiosa la cantidad de animales a los que hemos dado forma.

¿Qué y Cuantos premios habéis conseguido a lo largo de vuestra trayectoria?
En los desfiles del Carnaval de Villarrobledo hemos conseguido: 6 veces el Cuarto Premio    , 9 veces el Tercer Premio    , 7 veces el Segundo Premio     y 16 veces el 1er Primer premio      ; 8 banderines y 1 banderín a la solidaridad. La lista de disfraces y premio    s es la siguiente:

1981, Los Caníbales, 1er premio
1982, Majorettes / El Dado Diabólico, 1er premio
1983, Astérix y Obélix, 1er premio
1984, Los Egipcios, 1er premio
1985, La Revista, 1er premio
1986, Al IVA van los 40 Ladrones, 2º premio
1987, La Autonomía, 1er premio
1988, Anthrapaces, 2º premio
1989, El Carro de Neptuno, 1er premio
1990, Sois La Leche, Premio a la Simpatía
1991, Thailandeses, 1er premio y Banderín
1992, Anthrax pasan ´92, 3er premio
1993, Zulúes, 1er premio y Banderín
1994, Homenaje al Círculo, 3er premio
1995, Los Picapiedra, 1er premio y Banderín
1996, Jirafas, 1er premio y Banderín
1997, DragonAnthrax, 3er premio
1998, El Infierno, 2º premio
1999, EuroAnthrax, 2º premio
2000, AnthraAstérix ,  4º premio
2001, No estamos Locas, 3er premio
2002, El Virus de Anthrax, 1er premio y Banderín
2003, Cohetes para la Fiesta, 3er premio
2004, Diábolos, 1er premio y Banderín
2005, En un lugar de La Mancha, 2º premio


2006, Medusas mucho, 1er premio y Banderín
2007, Anthrax en Venecia, 3er premio
2008, Dioses de la India, 2º premio
2009, Anthraxsssss (Serpientes), 4º Premio
2010, Ardill’Anthrax, 1er premio y Banderín
2011, Centauros, 4º Premio
2012, El Rey León, 3er premio
2013, De Oca a Oca, 2º Premio
2014, Volando voy (pajaritas)
2015, Submarino Amarillo, 3er premio
2016, Alebrijes, 4º Premio
2017, Canguros, 4º Premio
2018, Sombreros, 4º Premio
2019, Indios
2020, Hei Hei (Vaiana), 3er premio

En el carnaval de Villarrobledo participáis varias comparsas distintas, ¿Cómo es la relación entre vosotros?
Siempre nos gusta preguntar al resto de comparsas el primer sábado antes de salir a desfilar qué tal les ha ido en la preparación. Claro, antes de eso todo es top secret. Nos gusta ver los disfraces de cerca, preguntar qué tal se lleva, y sobre todo comentar con el resto de comparsas la cantidad de ingenio que exhala la plaza. Intentamos tener buena relación con todas las comparsas, puesto que el carnaval es cosa de todos y debemos engrandecerlo conjuntamente. Pero también es un concurso, por lo que a veces puede haber roces. Aunque exista rivalidad entre comparsas la amistad que existe entre los componentes prevalece ante lo demás. Lo más gratificante siempre es sentir el apoyo y la unión entre comparsas cuando nos damos ánimo unos a otros, nos ayudamos o disfrutamos juntos cualquier noche que nos cruzamos en la carpa. Tenemos una gran relación con algunas comparsas, y nos encanta el poder apoyarnos mutuamente en los momentos difíciles.

¿Cuál es vuestra parte favorita del carnaval?
El momento de sacar los disfraces a la calle el primer sábado siempre es emocionante. Aunque nos probamos siempre algún disfraz completo para ver el efecto antes de salir (incluso algunos años en la calle porque no cabíamos en el local), ver todos juntos en la calle luciendo a la luz del día nos suele impactar mucho. Después de las horas invertidas es muy gratificante. Aunque después nos encanta desfilar y ver a la gente disfrutando y dando palmas. No podemos olvidar la parte de preparación en la comparsa: las cenas, las bromas… sin eso, el carnaval sería muy corto.

Aparte del carnaval ¿Organizáis alguna otra actividad en grupo?
Este año al comienzo del confinamiento nos decidimos a hacer mascarillas. Tenemos dos enfermeras en la comparsa que nos comentaron que había escasez y nosotros teníamos mucho tejido no tejido sobrante de este año y el anterior. Así que, a pesar de estar cada uno en su casa, hicimos todos lo mismo y gastamos toda la tela.
Nos gusta participar también en la quedada de feria, porque te relacionas con el resto de comparsas de una manera muy diferente. Lo disfrutamos muchísimo siempre.

Contadnos alguna anécdota
Isabel Juncos nos cuenta: “Hace muchos años nos disfrazamos una noche de lañaores. Hacía mucho frío, y la mayoría se fueron a dar una vuelta para entrar en calor. Yo me quedé con los niños sentados en una hornilla que teníamos, con una pinta de mendigos allí entre mantas…. Se acercó un señor y me dijo: “Oiga señora, que quiere usted”. Y nos dio unas monedas. Nos quedamos tan impactados que no pudimos ni contestarle. Después nos fuimos a comprar unas gominolas con las monedas y nos lo pasamos estupendamente.” Otra anécdota es del origen de las bodas. El desfile de bodas aún no existía como tal, era una ocurrencia nuestra por aquel entonces: elegíamos a los novios, nos vestíamos para la ocasión, dábamos una vuelta, hacíamos las fotos en la fachada de San Blas y terminábamos celebrando la boda con un banquete en el Círculo. Pues en 1987 se nos ocurrió casar a un burro y una burra. Teníamos burro, pero tuvimos que ir a otro pueblo a buscar a la burra. Disfrazamos a los animales de novios y a la burra le pintamos los labios. Al decir el típico “¡Que se besen!” acercábamos a los burros. El burro, al oler el pintalabios de la burra, le lamía los labios. ¡Qué espectáculo la lengua del burro, qué besos tan apasionados!
También en la comparsa ocurren siempre cosas curiosas: encontrarnos pan en una bolsa con telas, perder el tapón de la cola o un destornillador y buscarlos durante semanas… Sobre todo tonterías varias que empiezan a ocurrir cuando se acerca el carnaval y van faltando las horas de sueño, que ya te ríes por todo. Cada año hay alguna broma que nos dura mucho, pero las conversaciones del sudoku nunca fallan.

 

 

ENTREVISTAS DE CARNAVAL. «EL HOMBRE DE PLATA»

Quienes de todos aquellos villarrobledenses que disfrutan de nuestro Carnaval no conoce al Hombre de Plata. Es uno de los clásicos en los desfiles, pero no sólo en ellos, puesto que intenta participar en la mayoría de las actividades que se desarrollan en nuestra fiesta grande. Y es que, como el mismo dice, el Carnaval no sólo es desfilar, y el mismo no sólo lo hacen las personas que desfilan sino todas aquellas personas que, por ejemplo, como  espectadores, también acompañan en todos los actos.
En la entrevista que reproducimos a continuación, nos  cuenta que en su segundo año de participación oficial en el Carnaval de adultos es cuando decidió  “coser” con cinta adhesiva su propio traje utilizando plástico de burbuja plateado. De ahí el nombre de “El Hombre de Plata”.
En el año 2013 llegó el reconocimiento que más le ha llenado de orgullo como carnavalero, que es haber sido galardonado con la Máscara de Oro. Sin duda, de este galardón tiene muy buenos recuerdos y le impulsan a seguir luchando y trabajando por esta fiesta que, como bien indica, es un orgullo de generaciones de villarrobledenses.
Aquí os dejamos esta entrevista con el Hombre de Plata, un clásico de las máscaras individuales.

¿Hace cuántos años comenzaste con esta aventura del Carnaval? 
Como todos los villarrobledenses llevo participando en esta fiesta toda la vida. Carnaval no es solamente desfilar. Creo que “hacen” tanto Carnaval las personas que salen a la calle a desfilar luciendo sus trajes y contagiando su alegría, como aquellas que acompañan como espectadores dando palmas desde las aceras o los balcones; las que salen una noche a la carpa con sus amigos o las que cosen los disfraces pero luego prefieren seguirlo desde casa. Hasta el vecino que se pone un gorro o unas gafas graciosas para ir a la compra “hace” Carnaval. Personalmente, yo he tenido la suerte de poder tocar la mayoría de los palos. Ya de crío mi madre me cosía disfraces para estrenar después de la Ceniza. Casi no recuerdo ese primer disfraz, era muy pequeño. Con la adolescencia vinieron las ganas del “asalto a la calle” y el “¿a que no me conoces?”. Más adelante, con amigos participé en los bailes del Círculo Mercantil y en el Cine Navarro. En los años ‘80 tuve la oportunidad de salir en comparsa con unos amigos y así conocí a mi mujer. Años después participé en los Desfiles Infantiles junto a mis hijas, salí durante varios años de espontáneo en la Noche de Bodas con mi amigo Jose e incluso participé en una chirigota. Estos últimos años he salido en el Desfile de Adultos con el nombre “El Hombre de Plata” e intento participar de todas las actividades a mi alcance.

¿Cómo se te ocurrió el nombre? 
Muy a mi pesar, mi pasión por el carnaval no me ha ayudado a desarrollar la habilidad de la costura, y son mi amiga Amalia y mi mujer, Gloria, a las que les doy las gracias, las que se encargan de plasmar en tela la idea que haya tenido ese año. Fue en mi segundo año de participación oficial en el Carnaval de adultos cuando decidí “coser” con cinta adhesiva mi propio traje utilizando plástico de burbuja plateado, de ahí el nombre de “El Hombre de Plata”.

¿Qué te  motivó para empezar a participar en esta fiesta? 
Supongo que habiendo nacido en Villarrobledo, el principal motivo que me impulsa a participar en el Carnaval es la propia inercia de generaciones y generaciones de carnavaleros, aunque, sin duda, lo que me ha hecho seguir participando es el ambiente festivo que se respira en todo el pueblo durante 24 horas al día.
Yo soy el único que desfila pero, como he dicho antes, una amiga y mi mujer me ayudan a hacer el disfraz y mi hija pequeña me suele maquillar.

¿Cómo decides el disfraz y la actuación a realizar cada año?
Durante todo el año van surgiendo ideas a las que, llegada la época de Navidad, se les empieza a dar forma y una vez pasada la festividad de Reyes Magos se empieza con los primeros bocetos. Las ideas que se descartan un año son reestudiadas al año siguiente.

¿De qué disfraz tienes un recuerdo especial? 
Cuando era joven y salía en la comparsa “Las Lavativas Presumidas”, salimos disfrazados de “Fantasía de Colores”. Aunque el nombre no diga mucho, en esa época no había muchos materiales entre los que elegir. El principal recurso era la imaginación y, para dar el efecto de color a nuestro atuendo, utilizamos trozos de espejo que encargamos cortar al cristalero. Los espejos reflejaban las luces de la calle y quedó muy vistoso. Hoy en día hay alternativas más seguras y económicas, pero lo que más disfrutábamos era reunirnos y ver de qué forma se podía conseguir el efecto deseado. En los últimos años el traje que ha causado más sensación ha sido el de “Bailarina Lady Gaga” en el que ninguna pieza pasó por la máquina de coser.

-¿Qué y cuantos premios has ganado?
2008, “Cartero Racional”, 1er Premio.
2010, “Bailarina Lady Gaga”,1er Premio Máscara.
2011, “Soldado Hevzone”. Guarda Griego de la Plaza Sintagma.1er Premio  
2011, “El Max Empollón”, 2º Premio Desfile de Bodas con “Los Max”.
2014, “Gheisa”, 1er Premio.
2016, “Oktober-fest”, 1er Premio.
2018, “Carrusel de Primavera”, 1er Premio.
2018, “Compradora compulsiva”, Premio “Tacón Lejano” (último en llegar), en la 1ª Carrera de Drag Queens.
2019, “Fantasía en rojo, blanco y negro”,1er Premio.

En el año 2013 llegó el reconocimiento que más me ha llenado de orgullo como carnavalero, que es haber sido galardonado con la Máscara de Oro.

En el carnaval de Villarrobledo  participan varias comparsas distintas, ¿cómo es la relación entre vosotros? 
La fiesta del Carnaval está integrada completamente en el calendario cultural de Villarrobledo y, como tal, se manifiesta por todos los vecinos del pueblo, cada cual a su manera. Los desfiles son principalmente de grupos y comparsas, y atraer la atención de los espectadores cuando se desfila de manera individual es complicado. Más sencillo es si uno se mezcla con las comparsas para disfrutar de la música de las charangas, aunque eso no es siempre fácil de conseguir. Existe una complicidad especial entre todos los carnavaleros que participamos activamente en esta fiesta que no solo se manifiesta en las fechas de la misma, sino que se refleja todo el año en la manera de vivir.

¿Cuál es tu parte favorita del carnaval? 
Del Carnaval de Villarrobledo me gusta todo, desde el Jueves Lardero hasta el Domingo de Gachas. Estos últimos años he cambiado mis preferencias. Antes disfrutaba más durante los bailes nocturnos y ahora mi parte favorita probablemente sea el Carnaval de día, pero disfruto de todo. Me gustan las charangas que se arrancan a tocar al final de la noche. Me gusta la canción con la que nos lleva sorprendiendo varios años Jose Caja. Me gusta ver contentos a los amigos de Asprona en el desfile infantil, junto a los que he participado alguna vez. Me gusta la comida benéfica de la Asociación del Alzheimer de los martes, que se extiende durante toda la tarde. Y echo de menos la Verbena que organizaba Anthrax.
Me gusta que se trate de innovar proponiendo nuevas actividades como la Carrera de Tacones, el Carnaval Animal… Me gusta la gente que se mete en el personaje que representa provocando risas. Me gusta la espontaneidad de la gente que no se ajusta a normas sin faltar al respeto de sus vecinos. Me gusta el recuerdo que tengo de mis noches de Carnaval y, sobre todo, mes gusta saber que, conforme pasen los años, tendré nuevos recuerdos del Carnaval de mi pueblo.
Pero, sin ninguna duda, lo que hace único al Carnaval de mi pueblo es su duración, diez días, once noches, y los desfiles infantiles, por los que realmente el Carnaval de  Villarrobledo merece su distinción como Fiesta de Interés Turístico Nacional.

ENTREVISTAS DE CARNAVAL. «CEIP GINER DE LOS RÍOS. LOS MARCHOSOS DE LA TIZA»

Desde que se produce el fenómeno actual del carnaval con los desfiles en la calle, el CEIP Giner de los Ríos ha participado en todas las ediciones. En los primeros años organizaban el carnaval los profesores y colaboraban los padres. Había dos comparsas, la de los mayores: ‘Los marchosos de la tiza ‘ y la de los pequeños: ‘Los duendes’. De esa etapa en el colegio tienen un especial recuerdo con trajes como los de ‘Peter pan y campanilla’, ‘Los helados’, ‘Mickey Mouse, ‘muñecas y soldaditos de plomo’ o ‘Los espantapájaros’.
Desde esta comparsa siempre han buscado, en primer lugar, el divertimento y la satisfacción de los escolares, dejando en un segundo plano la competitividad y la exhibición, que suele ser más del agrado de los alumnos, pese a todo están muy orgullosos de los tres banderines de oro conseguidos hasta la fecha.
Hemos hablado de sus orígenes de su presente y su futuro en la siguiente entrevista que reproducimos a continuación.

¿Hace cuántos años comenzasteis con esta aventura del Carnaval? 
La participación de nuestro colegio en esta fiesta se remonta al año 1983 aproximadamente, después de la idea inicial y original del colegio Graciano Atienza. Después hemos participado en todas las ediciones de los desfiles en la calle. Hay que recordar que en los primeros años organizaban el carnaval los profesores y colaboraban los padres, siendo ahora al revés.

¿Cómo se os ocurrió el nombre? 
La comparsa al principio tenía dos grupos, uno que se llamaba ‘Los retozones’ porque iban bailando y dándolo todo, y otro, el de los más mayores, que se llamaba ‘Los Marchosos’. Después en el colegio se decidió hacer un grupo único, puesto que había niños mayores que tenían hermanos más pequeños en el colegio y decidieron que no salieran por separado, quedándose con el nombre ‘Los Marchosos de la Tiza’, por Los Marchosos y Retozones, y la tiza del colegio.

¿Qué os motivó para empezar a participar en esta fiesta? 
Como sabemos los desfiles en un principio se hacían por las calles del barrio, pero no un desfile organizado como se hace ahora. Entonces a los niños les gustaba mucho la idea, y en aquella época hubo varios profesores que pensaron en organizar ellos los desfiles, por un lado doña Monchi que se encargaba de los niños de primaria, y por otro lado Miguel Sanz que se encargaba de los más pequeños. En aquellos años había una escuela de padres creada por el propio Miguel Sanz y estos dijeron que también se animaban a salir con los “chiquitines”.

¿Por cuántas personas está formado vuestra comparsa?
Esto depende de los años. Unas veces hemos sido la comparsa más numerosa del desfile con 152 personas desfilando, y eso fue el año pasado. Por lo general nunca hemos bajado de un centenar de participantes y es para estar muy orgullosos de ello.

¿Cómo hacéis para poneros de acuerdo entre todos y decidir el disfraz y la actuación a realizar cada año?
La comisión de carnaval de nuestro colegio empieza a trabajar aproximadamente en el mes de octubre, y la idea la empezamos a tener casi desde el último día de esta fiesta. Los primeros años las ideas surgían de los profesores y los padres decidían si les gustaba o no. Ahora es la comisión la que, aproximadamente en el mes de octubre, ya está aportando las ideas y normalmente se decide por votación y también por los trajes que mejor les pueden ir a los niños.

¿De qué disfraz tenéis un recuerdo especial? 
En la larga trayectoria de nuestra comparsa hay muchos trajes con especial satisfacción, aunque de entre los que se recuerdan con mayor cariño está el de ‘Los dálmatas’ o el de ‘rugby’, este último porque fue uno de los años en los que los padres mejor se lo pasaron, el disfraz era muy cómodo y muy divertido. Tenemos especial cariño a los disfraces de Los elefantes y Los Indios, Los Libros o Las abejitas con los que conseguimos banderines de oro.
Un especial aprecio tenemos también a otros trajes con los que, aunque no hemos ganado un banderín de oro, nos han costado mucho hacer por su laboriosidad y por el nivel de dificultad que tenían.

¿Qué y cuantos premios habéis ganado?
En nuestra larga trayectoria tenemos tres banderines de oro como decíamos anteriormente con Los Elefantes e Indios del año 2009, Los Libros en el año 2016 y la fantasía de Abejitas y Colmenas del año 2019. También nos gusta destacar que contamos con 6 premios en los concursos del cartel infantil del carnaval en los que el colegio participa con mucha ilusión.

¿Cuál es la relación entre las diferentes comparsas que participáis en el carnaval?
Nosotros tenemos a mucha gente que además de participar en el desfile infantil también participa en el de adultos, en Las Bodas o en El Entierro de La Sardina. En general nos llevamos todos muy bien, y de eso se trata porque todos contribuimos a que nuestro carnaval sea uno de los más grandes que hay en España.

¿Cuál es vuestra parte favorita del carnaval? 
Para nosotros el desfile es lo más bonito, porque es especial e impresionante el momento ese en el que te juntas en la Plaza Vieja y ves como ha quedado en su conjunto el trabajo después de tanto tiempo. También valoramos mucho esos ratos de trabajo y elaboración del disfraz por la relación que hay entre los componentes de la comparsa. Eso es algo muy importante para el desarrollo del carnaval.

A parte del Carnaval,  ¿Organizáis algunas actividades más en grupo?
Hace 3 ó 4 años el colegio nos habilitó una sala para poder trabajar y cambiamos mucho la manera de trabajar, porque antes lo hacíamos en casa y las dudas las resolvíamos por teléfono o por whatsapp. Ahora, y gracias a esa cesión del local por parte del colegio, organizamos talleres de elaboración de trajes, costura o pintura, incluso se organizan meriendas conjuntas o cenas en las que lo damos todo.

Contadnos alguna anécdota. 
Todos los años son muchísimas anécdotas las que se producen, anécdotas que darían incluso para publicar un libro, pero la que más recordamos todos los años es que siempre nos falla la música, siempre nos tiene que pasar algo en ese sentido, pero bueno, por lo menos lo recordamos después.

Los Marchosos de la Tiza del CEIP Giner de los Ríos, como todas las comparsas, se ha lamentado de esta pandemia que tanto y tanto nos está afectando y que impedirá que este año tengamos carnaval como habitualmente lo conocemos, pero a pesar de todo nos piden que cojamos fuerzas de cara al Carnaval de 2022 en la que ojalá ya hayamos vencido al coronavirus.

 

ENTREVISTAS DE CARNAVAL. «TRIPITAKA»

Empezaron con toda la ilusión del mundo allá en el año 2004, en una clase de religión que dio para mucho, no por el contenido en sí, sino por la idea que acabaría surgiendo de ella. Y es que en dicha clase, un grupo de jovencitas de instituto decidían crear una comparsa y ponerle de nombre una palabra surgida de dicha clase, que no fue otra que la de Tripitaka.
Su debut como grupillo y posteriormente su apoteósica aparición como comparsa, nos han dejado a un grupo de carnavaleros que no han dejado de sorprendernos en ningún momento y que han llenado de luz, colorido y fantasía las calles de Villarrobledo, interactuando con el público que se da cita durante el itinerario de los desfiles.
La calidad de esta comparsa desde su creación también ha tenido su reflejo en los premios conseguidos, y es que en todos los años han obtenido un merecido reconocimiento en todas sus apariciones en los diferentes desfiles.
Un grupo entusiasta con cerca de medio centenar de personas y que lejos de disminuir, en la última edición alcanzaron el mayor número de componentes.
Con ellos hemos charlado ampliamente de sus inicios, de su presente y también del futuro que tienen por delante.

¿Hace cuántos años comenzasteis con esta aventura del Carnaval? 
Nuestros comienzos se remontan, aunque parezca que fue ayer, al año 2004, por lo que llevamos ya 16 años. Empezamos en nuestro primer año de instituto siendo unas “criejas”, y ahora las generaciones han ido aumentando, involucrando también a nuestros hijos.

¿Cómo se os ocurrió el nombre? 
Una mañana en el instituto decidimos salir en los desfiles, decidimos que había que probar. Fíjate que curioso, que estábamos en una clase de religión si no mal recuerdo, y sonó por casualidad esa palabra que nunca habíamos escuchado y que tampoco sabíamos lo que significaba, pero al final para nosotras ha sido una “caña” de nombre y con él hemos seguido para adelante. 16 años ya con ese nombre, y que perdure.

¿Qué os motivó para empezar a participar en esta fiesta? 
Desde pequeños hemos “mamado” eso en nuestra casa porque es una de las cosas más bonitas que tenemos en el pueblo. Gracias a nuestros padres y familiares que nos han inculcado esta fiesta, creamos esta comparsa y contribuimos a hacer más grande nuestro Carnaval.

¿Por cuántas personas está formado vuestra comparsa?
El año pasado superamos el récord con 50 componentes, desde niños de unos meses hasta las abuelas. Empezamos con un disfraz del ‘Un,dos, tres’ siendo grupillo, y ahora ya somos más de medio centenar como comparsa.

¿Cómo hacéis para poneros de acuerdo entre todos y decidir el disfraz y la actuación a realizar cada año?
Sinceramente esta es una de las cosas más divertidas. En un primer momento ponemos fecha para organizar una reunión y en ella todo el mundo aporta ideas, de hecho lo más importante es aportar ideas, y de ellas cogemos las que más nos gustan, que suelen ser las más votadas. También nos quedan en el tintero ideas de otros años, nos tomamos algo y echamos nuestras risas. Cuando hemos hecho disfraces impactantes y espectaculares, solemos prepararlo con tiempo, sobre unos cuatro meses antes. Cogemos el local aproximadamente en el mes de octubre y ya ese mes tenemos las ideas claras, los materiales e ir probando, porque al principio no todo sale como te gusta, y es imprescindible probar. Intentamos tener para Navidad todo organizado y después de Navidad es cuando viene lo “gordo”.

¿De qué disfraz tenéis un recuerdo especial? 
Esta es una pregunta muy complicada porque a todos les tenemos un gran recuerdo, pero hablando con la gente de la comparsa, coincidimos que el primero que llevamos siendo comparsa, concretamente el de los tiovivos, con él nos dieron el segundo premio, y eso a nosotras nos supo a “gloria bendita”.
El de Alicia en el País de las Maravillas y el de Coco también nos gustaron mucho, porque con ellos disfrutamos de los desfiles un montón y la gente de la calle también disfrutó mucho de ellos.

¿Qué y cuantos premios habéis ganado?
El primer año que salimos ya conseguimos premio, lo que nos sirvió para seguir adelante y evolucionar. Todos los años nos han dado premio en los diferentes desfiles, aunque los más “gordos” son los banderines, y en este caso el primero que nos dieron fue en el año 2012 con Alicia en el País de las Maravillas; en el 2017 con el de Los Extraterrestres  y después con el de Coco.
Hemos tenido la suerte con los disfraces que hemos elaborado de conseguir algún premio, y eso nos hace estar muy satisfechos, porque aunque cuando elaboras el traje lo haces para pasártelo bien y para que a la gente le guste; si encima te vas a casa con un premio, pues mejor que mejor.

En el carnaval de Villarrobledo participáis varias comparsas distintas, ¿Cómo es la relación entre vosotros? 
La verdad que con el resto de comparsas tenemos una relación muy buena, de hecho hay componentes que en el desfile de adultos salen con nosotros, pero que por ejemplo con Las Bodas o en El Entierro de la Sardina sale con otras comparsas. Por tanto nosotros no tenemos problemas con ninguna de ellas, más bien al revés, nos llevamos muy bien con todos y hacemos grandes nuestro carnaval. Si nos podemos ayudar y echar una mano entre nosotros eso siempre acabará siendo bueno para todos.

¿Cuál es vuestra parte favorita del carnaval? 
Lo que más nos gusta del Carnaval es el desfile, puesto que después de tanto tiempo lo que más nos gusta es salir a la calle y desfilar, aunque a nosotros también nos gustan muchos nuestros ratos del local en el que nos reímos mucho o bailamos.

A parte del Carnaval,  ¿Organizáis algunas actividades más en grupo?
Nosotros solemos hacer lo que el resto de comparsas, que no es otra cosa que alargar el Carnaval, ya sea para limpiar el local o echar simplemente una caña. Eso por supuesto también nos une. Empezamos con cuatro meses de antelación y casi seguimos otros cuatro meses más juntándonos después de esta fiesta.

Contadnos alguna anécdota. 
El año de Los Extraterrestres, cuando estábamos saliendo del local, a la última nave se le rompió una rueda y no había manera de soldársela, incluso con los trajes puestos lo intentamos. Nos lo pasamos muy bien, nos reímos mucho y llegamos un poco tarde a la Plaza, pero como no íbamos maquilladas ni llevábamos una cabeza espectacular pues tampoco pasó nada. Otra anécdota muy curiosa que también contamos mucho, tiene que ver cuando nos disfrazamos por la noche, de cubata con un cubo y una bata. Una de nosotras iba en una silla de ruedas con el pie escayolado y casi la tiramos del escenario. El que no se lo pasa bien es porque no quiere.
En este 2021 no vamos a tener Carnaval en Villarrobledo, pero proyectos y ganas hay muchas, “y lo que hace falta es que el bicho este maldito se vaya de una vez y nos deje disfrutar”. Aunque en este año no vaya a haber desfile, siempre prepararemos alguna que otra sorpresilla.

 

ENTREVISTAS DE CARNAVAL. «LA ESPOLEADA»

La Espoleada, desde su creación, siempre tuvo muy claro que su desfile tenía que ser el de El Entierro de la Sardina, y también tenían meridianamente claro que los trajes debían ser de luto. De hecho, esa es una de las principales características de esta comparsa que considera que es el traje más adecuado en un desfile con esos condicionantes.
El nombre de La Espoleada surge de su alma mater, Antonio Losa, al que popularmente se le conoce como ‘El Espolea’. De ahí el nombre de ‘La Espoleada’.
Antonio Losa lleva participando en el Carnaval cerca de medio siglo, y siempre ha mostrado su cariño a esta fiesta, ya fuera en aquellos bailes de El Círculo, o participando en las distintas actividades junto a su compañero Fernando, con el que obtuvo un importante éxito a través de El Dúo Sidecar. Tras muchos años de ideas originales y risas entre los villarrobledenses, Antonio decidió tomarse un descanso, hasta que Julián Santos, otro carnavalero de pro de Villarrobledo, le convenció para organizar todas las noches del orgullo manchego, diferentes parodias en los arcos del Ayuntamiento. De ahí, los integrantes de las mismas, le animarían a crear una comparsa que participase única y exclusivamente en El Entierro de la Sardina, y con la única condición de evitar los trajes excesivamente elaborados.
Hemos charlado con ellos y todo esto es lo que nos han contado en la siguiente entrevista.

¿Hace cuántos años comenzasteis con esta aventura del Carnaval? 
La larga actividad carnavalera de Antonio Losa le hizo tomarse un más que merecido descanso tras participar durante muchos años con El Dúo Sidecar y su compañero Fernando .Entonces Julián Santos Bellón le animó a hacer algo relacionado con el carnaval en los arcos del Ayuntamiento en la noche del martes. De entre las personas que participaban le pidieron que se organizara una comparsa para desfilar en El Entierro de la Sardina, accediendo Losa, pero con la única premisa de que la misma fuera de gente enlutada para juntarse y pasar un buen rato en dicho desfile.

¿Cómo se os ocurrió el nombre? 
El nombre también surge del propio Antonio Losa, al que se le conoce por su mote de ‘El Espolea’. Por ello los amigos decidieron ponerle el nombre de ‘La Espoleada’. Al propio Antonio también se le conoce mucho en Villarrobledo por su participación durante casi 15 años en el Dúo Sidecar, nombre que también surgió de una ocasión en la que junto a su compañero de toda la vida, salieron con este vehículo, llamaron mucho la atención y decidieron ponerse ese curioso nombre.

¿Qué os motivó para empezar a participar en esta fiesta? 
Algunos de los miembros de La Espoleada, como el propio Antonio Losa llevan participando como 50 años en nuestro carnaval, tuvieron como motivación los bailes que se celebraban en el Círculo o aquellos que se organizaban en la discoteca Samantha.

¿Por cuántas personas está formado vuestra comparsa?
Nosotros nos juntamos habitualmente un buen número de personas para participar en El Entierro de La Sardina. No sabría decirte un número exacto, pero lo que está claro es que somos muchos los que nos juntamos ese día vestidos de negro y somos una auténtica marea negra que lleva a su entierro a la sardina para posteriormente ser quemada junto al resto de sardinas que participan en el desfile.

¿Cómo hacéis para poneros de acuerdo entre todos y decidir el disfraz y la actuación a realizar cada año?
La verdad es que aquí nosotros tenemos poco que decidir puesto que nuestra comparsa tiene claro que participar en El Entierro de la Sardina es con traje de luto. El que quiera ir más de lujo que vaya y el que quiera ir más a lo pobre que vaya también. Se admiten a todas las personas enlutadas que decidan ir con nosotros.
Tenemos las ideas muy claras, y te podemos decir que a la hora de hacer la sardina nos vamos al taller de nuestro amigo Mateo y en media hora la tenemos terminada. De lo que se trata es de disfrutar y de pasárselo bien, no hace falta hacer trajes demasiado espectaculares o pomposos para pasárselo bien y contribuir a que esta fiesta, que es tan nuestra, tenga un reconocimiento importante y cada vez sea mejor.

¿Qué y cuantos premios habéis ganado?
Sinceramente para nosotros el tema del premio es lo menos importante, y más en un desfile como El Entierro de la Sardina. Es cierto que a nadie le amarga un dulce, pero como a nosotros lo que nos gusta es salir, disfrutar y hacer  que la gente disfrute, los premios no es algo a lo que le tengamos un aprecio demasiado especial.

En el carnaval de Villarrobledo participáis varias comparsas distintas, ¿Cómo es la relación entre vosotros? 
La verdad que con el resto de comparsas tenemos una relación muy buena, de hecho hay componentes de La Espoleada que participan con otras comparsas en otros desfiles o en otras de las actividades que se organizan durante todos esos días en Villarrobledo. Aquí de lo que se trata es salir a la calle esos días, llevarse todo el mundo bien y recordar todo lo que se ha hecho a lo largo de todas esas jornadas.

¿Cuál es vuestra parte favorita del carnaval? 
A los mayores lo que más nos gusta son las noches temáticas y por supuesto nuestra participación en El Entierro de La Sardina. Seguramente a los jóvenes les gusta mucho más el botellón en la carpa, cosa que respetamos pero con la que nosotros no comulgamos mucho.

A parte del Carnaval,  ¿Organizáis algunas actividades más en grupo?
Como te dije antes, nosotros nos juntábamos en muchas ocasiones los martes para hacer diferentes parodias en los arcos del Ayuntamiento de Villarrobledo, coincidiendo con el Día del Orgullo Manchego. Hemos hecho en esas noches parodias como las de El Ceporro de Oro, Las Olimpiadas o Master Chef entre otras cosas, y la gente siempre se lo ha pasado muy bien con nosotros.

Contadnos alguna anécdota. 
Por ejemplo Antonio Losa, que es por el que se tiene el nombre de la comparsa, lleva muchos años participando y tiene múltiples anécdotas, algunas de ellas relacionadas con El Dúo Sidecar. Por ejemplo, recordamos aquel año en el que se vistieron de Luis Roldán y la gente hacía cola por hacerse una foto con ellos.
Otra también muy especial surgió de cuando llevaron un confesionario a la Plaza y se presentó a confesarse el cura de San Sebastián vestido de pistolero, entre otras muchas.

Los miembros de La Espoleada consideran que es posible que esos días de carnaval la gente se disfrace, pese al coronavirus, para no perder el ambiente carnavalero en Villarrobledo, pero siempre desde la responsabilidad y por supuesto desde la sensatez.

 

 

ENTREVISTAS DE CARNAVAL. «CCEIP NTRA. SRA. DEL CARMEN. AIRE DE COLORES»

La andadura carnavalera del CCEIP ‘Nuestra Señora del Carmen’ se inició en el año 1987, y aunque la participación no fue excesiva, ya que desfilaron sólo los alumnos de octavo de EGB elaborándose ellos su propio disfraz, Acabó resultando muy satisfactoria.
A partir de ese momento y aunque ha habido algunos años mejores que otros, desde el colegio han seguido participando hasta el día de hoy.
Para ‘Aire de Colores’ desfilar es lo más bonito, ver cómo tanto los niños como familiares disfrutan después de tanto esfuerzo y trabajo, dando un precioso toque de color a nuestro carnaval.
Esta es la entrevista que les hemos realizado y que sean ellos los que nos cuenten todo lo vivido en estas más de tres décadas de participación.

¿Hace cuántos años comenzasteis con esta aventura del Carnaval? 
En 1987, con el disfraz de Mickey, los alumnos y alumnas de 8º de E.G.B desfilaron por primera vez.

¿Cómo se os ocurrió el nombre de la comparsa?
 En 1989 se decidió, por primera vez, poner nombre a la comparsa del colegio, ese año se pensó en un disfraz muy colorido (llevaban una túnica llena de pañuelos de colores) y desde entonces “Aire de colores” participa cada año en el Carnaval Infantil de Villarrobledo.

¿Qué os motivó para empezar a participar en esta fiesta? 
Los alumnos y alumnas de 8º de E.G.B tenían mucha ilusión por participar en el desfile del año 1987 y elaboraron sus propios disfraces, ese fue el pistoletazo de salida, desde 1988 todos los alumnos, alumnas y familiares del colegio participan en el desfile infantil.

¿Por cuántas personas está formada vuestra comparsa.
Cada año aumenta y disminuye un poco dependiendo de los nuevos alumnos y los que se marchan al instituto, pero alrededor de 100 componentes, superando esta cifra en la mayoría de los desfiles.

¿Cómo hacéis para poneros de acuerdo entre todos y decidir el disfraz y la actuación a realizar cada año?
Todos los años hay una comisión de carnaval del colegio, formada por padres (y profesores en algunas ocasiones), ellos son los que deciden y trabajan en el disfraz para más tarde presentarlo al resto de familias para su colaboración y participación.

Preparar el disfraz y la actuación os supondrá mucho tiempo y esfuerzo, ¿Con cuánta antelación comenzáis con los preparativos? 
Lleva mucho tiempo y esfuerzo, sin la ayuda de las familias sería imposible realizar un trabajo tan bonito. Desde octubre-noviembre cada año la comisión está trabajando en todo el proceso de decisión y elaboración del disfraz.

¿De qué disfraz tenéis un recuerdo especial? 
Recordamos con mucho cariño:
Mickey: primer desfile de nuestro colegio.
Pañuelos de colores: año en el que nació el nombre de nuestra comparsa «aire de colores”.
Castillos: 25 aniversario de nuestro colegio y consecución del banderín de oro.
Carros, pitufos, al rocío, hamelín  y sapos encantados: años en los que la ilusión de las familias y los niños y niñas se vieron recompensados con un banderín.
Todos tienen su encanto y han tenido mucho esfuerzo e ilusión.

¿Qué y cuantos premios habéis ganado?
Hemos ganado seis banderines, cuatro de oro, uno de plata y otro de bronce. Pero la ilusión por participar y disfrutar de nuestro carnaval lo tenemos cada año.
Banderines de oro:
1993: Carritos de chucherías
1998: Castillos
2002: Los Pitufos del Carmen
2014: Sapos encantados
Banderín de plata: 2018 Los flautistas de Hamelín
Banderín de bronce: 2019 El Carmen se va al Rocío

En el carnaval de Villarrobledo  participáis varias comparsas distintas, ¿cómo es la relación entre vosotros? 
La relación entre las comparsas es muy buena, como durante el año en el ámbito educativo, todos tenemos y enseñamos valores de manera unificada, haciendo de nuestro carnaval una fiesta donde lo pasamos fenomenal y nos alegramos de hacer entre todos una fiesta muy bonita e importante de Villarrobledo.

¿Cuál es vuestra parte favorita del carnaval? 
Desfilar es lo más bonito, ver cómo tanto los niños como familiares disfrutan después de tanto esfuerzo y trabajo, dando un precioso toque de color a nuestro carnaval.

Aparte del carnaval ¿organizáis alguna otra actividad en grupo?
En el colegio, durante la semana de carnaval, siempre hemos realizado nuestro propio desfile, en el que cada clase tiene un disfraz diferente. Siempre lo hemos realizado en el interior del colegio pero llevamos varios años en los que salimos a desfilar a la calle, desde el colegio a la plaza vieja, de este modo todos los niños y niñas del centro tienen su desfile de carnaval cada año.

Cuéntanos alguna anécdota. 
Hemos tenido muchas anécdotas durante todos estos años: hemos desfilado bajo la lluvia, mientras nuestro disfraz (ese año de materiales de cartón) se iba deshaciendo mientras desfilábamos o la falta de un cable al inicio del desfile que nos dejaba sin música durante parte del mismo pero en el que todos los componentes cantaban y bailaban a la vez.
Recordamos con muchísimo cariño el pregón que realizamos en el año 2017, realizando un vídeo en el que hacíamos un repaso por toda nuestra andadura en el Carnaval Infantil de Villarrobledo, fue muy emotivo.
¡Esperamos muy pronto desfilar de nuevo en nuestro querido carnaval!

ENTREVISTAS DE CARNAVAL. «GORRINO CARRERAS»

En breve cumplirán 40 años y, sin duda, se trata de una de las comparsas históricas y emblemáticas de Villarrobledo. Hablamos, nada más y nada menos, que de El Gorrino Carreras.
Como bien nos cuentan en la entrevista que reproducimos a continuación, participaron por primera vez en los carnavales del año 1983, en aquella ocasión en las fiestas que se hacían en el mítico Círculo Mercantil e Industrial. ‘Los Romanos’ con sus alpargatas fue su primer  disfraz. Desde entonces hasta ahora, han pasado muchas historias, sacando muchos trajes, unos mejores y otros mejores todavía, como bien dicen ellos.En tantos años, en tantos desfiles, este ‘grupete’ de amigos, en torno al medio  centenar, tienen innumerables anécdotas que nos cuentan en la siguiente entrevista. 

¿Hace cuántos años comenzasteis con esta aventura del Carnaval?
Comenzamos a participar en el siglo pasado, más concretamente en el año 1983. Llevamos 37 años ya aportando nuestro grano de arena y, en la medida de lo posible, nuestro toque de humor al Carnaval de nuestro pueblo. Parece mentira que éramos un grupete de muchachos de unos 16 años, y aún seguimos aquí, con nuevas generaciones incluidas, dando guerra.

 ¿Cómo se os ocurrió el nombre de la comparsa?
Esta pregunta es difícil de contestar
Se comenta que un tal Pa Pa Paaaaacoo, uno de los antiguos miembros de la comparsa, fue a quien se le ocurrió el nombre de El Gorrino Carreras. Era muy ocurrente y gracioso y más cosas cuando había juerga de por medio.
Y otra teoría es que empezamos a salir desde el barrio San Antón, y antiguamente cuando se celebraba el día de San Antón soltaban a un gorrino, y como siempre íbamos y vamos con prisas… de ahí surgió el nombre de El Gorrino Carreras.
Pero, creemos que ambas teorías van unidas: Paco se le ocurrió el nombre a partir del Gorrino de San Antón.

 ¿Qué os motivó para empezar a participar en esta fiesta?
Por aquel entonces, éramos todos muy jóvenes y otros tiempos, y sólo podíamos salir a divertirnos en Carnaval y Navidad. Como estábamos juntos en el instituto, ahí comenzó todo y empezamos a tomarlo como un punto de reunión diferente al resto del año. 

¿Por cuántas personas está formada vuestra comparsa?
Saliendo en los desfiles, entorno a unas 50 personas entre peques y no tan peques. A la hora de cenar en nuestro local y durante el proceso de elaboración de los disfraces, estaremos entorno a los 70.

¿Cómo hacéis para poneros de acuerdo entre todos y decidir el disfraz y la actuación a realizar cada año?
Pues hay años que tenemos ideas de otros años. Hay otros en los que salen solas cuando nos volvemos a juntar de nuevo entre cafés y mistelas. Los jóvenes de la comparsa van dando algunas ideas, pero para ejecutarlas se requiere mucha dedicación y habría que adaptarlas a las diferentes edades de los componentes de la comparsa. Queremos cuidar a nuestros mayores para poder seguir saliendo año tras año, y hacer grande nuestro carnaval. No queremos que tengan problemas con las caderas o las rodillas,…. Algunas de esas ideas que han propuesto nuestro jóvenes han ido saliendo, y otras pues las vamos guardando para otros años.
Aunque, últimamente tenemos una integrante de la comparsa que está “on fire” con las ideas, y lleva dos años consecutivos que sus ideas gustan a todos, por el humor y el juego que nos pueden dar en la calle, que es lo que nos gusta: elaborar un disfraz que nos haga disfrutar tanto a nosotros como a nuestros queridos vecinos, y que además, pueda ser recordado de lo satírico o gracioso que pueda ser. Así que… “¡¡¡¡Albertina, ve pensando en el disfraz para el 2022!!!!”

 ¿Con cuánta antelación comenzáis con los preparativos?
Nosotros nos solemos juntar en fiestas. Ya después del Roscón nos juntamos en nuestro local (aunque no se lo crea la gente). Pero siempre llegamos a tiempo porque tenemos buenos ingenieros, costureras, peluqueras, pintores, maquilladoras… que echan muchas horas. Cada sección tiene algún jefe/a, que anima a que la producción del disfraz vaya adelante. Como dice nuestra querida Pepi , “¡No os esteis!” . Cuando no viene la “jefa-jefa” sacamos nuestro punto de locura, y cuando va al día siguiente dice que no hemos rendido. Hay tiempo para todo, hasta para hacer locuras y desestresarnos. Y es que si cogiéramos con mucho más tiempo el disfraz, podríamos estar todavía colocando detalles.

 ¿De qué disfraz tenéis un recuerdo especial?
Sería muy difícil nombrar uno solo ya que todos nuestros disfraces tienen algo especial e incluso los que son “distintos” porque detrás de cada uno de ellos hay grandes anécdotas.
Con nuestros “Genios de la lámparaconseguimos ser la primera altura en nuestro Carnaval, y fue gracias a tubos de PVC y globos que hinchamos a pulmón. La verdad es el que el resultado en las calles impactó bastante y no pesaba. Las gallinas de Chicken Run “Evasión en la Granja” también son recordadas con mucho cariño porque a pese que nos costó personalizar los gestos de cada una de ellas y sacar todos los personajes, el conjunto quedó “de película”.
Nuestras “Brasileñastambién nos dieron mucho juego en las calles y la gente no podía parar de meternos mano y de hacerse fotos con nosotros.
Con las “Barbies” se nos empañaban las cajas del frío y con los Globos penamos un poquito, pero gustaron mucho porque quedaban muy vistosos.
Además nuestra fantasía de drag Queens de “Priscilla, la Reina del Desierto” en el año 2011, nos encantó, por el colorido que llevábamos, lo que disfrutamos, las pelucas de flores (que pesaban lo suyo…) y además, ese año introdujimos un nuevo material que nunca había salido en los desfiles, unos zancos elaborados por nosotros mismos y con los que tuvimos que aprender a no caernos por las escaleras del local y por las calles de Villarrobledo. Fue una experiencia nueva el desfilar con plataformas. Y el toque final lo dio nuestra querida Loles, con un look espectacular dejándonos a cada uno de nosotros como auténticas reinas de la noche.

 ¿Qué y cuántos premios habéis ganado?
Tras 37 años desfilando, sólo contamos con 7 primeros premios:
1992: Fórmula 1.
1994: Genios de Aladino.
1999: Demonio de Tazmania (Gorrimonio).
2005: Super Cocos.
2014: Globos aerostáticos.
2016: Falleras.
2020: Oktoberfest. La fiesta alemana de la cerveza.
Además, contamos con numerosos cuartos premios, porque nosotros “somos del 4º” entre ellos Los Cartoons en el 2000 , las Úrsulas en 2003, Priscilla “La Reina del Desierto” en 2011, o los Búhos en el 2015.
Entre nuestros Terceros premios están las Brasileñas en 2004, los Moteros y sus motos en 2017, los Crepes en 2018 o los Botones de hotel en 2019.
Y recordamos con especial cariño nuestros segundos premios de 2002, con las Barbies, y de 2001 con las gallinas de la película “Chicken run – Evasión en la Granja”. Ya son tantos disfraces que se nos olvidan los premios porque siempre recordamos lo que disfrutamos en los desfiles.

 ¿Cómo es la relación entre comparsas?
Tenemos buena relación, ya que tenemos amigos e inclusos familiares en otras comparsas. Incluso algunos años nos hemos dejado materiales para poder seguir trabajando porque nos pillaba un finde sin existencias y hemos echado mano unas comparsas de otras, sobre todo dejarnos cola.
Además hay componentes de otras comparsas que han pertenecido y han formado parte de nuestra cantera, lo cual hace que siempre intentemos llevar el espíritu de la rivalidad con el mejor humor posible porque nunca llueve a gusto de todos.

 ¿Cuál es vuestra parte favorita del carnaval?
No podríamos elegir solo una. Los previos del carnaval, cuando estamos elaborando el disfraz. Son noches de compartir vivencias y risas, aunque también trabajemos a destajo, donde la cola “coloca”. Este año hemos tenido muy presente al Fary y al grupo musical Boney M para amenizarnos nuestras noches productivas. También, las noches de carnaval en la carpa y en las cuatro esquinas, disfrazados de alguna parodia (este año hemos realizado aerobic en esas cuatro esquinas, en compañía con Forrest Gump). La noche de las bodas, es donde sacamos nuestro punto loco. Los previos al desfile de adultos, cuando Elena Solana, más conocida como “la máscara de la purpurina” comienza a rociarnos de purpurina en la cara. Y mencionar, además, las noches de cena en nuestra gorrinera, degustando exquisitos platos elaborados por buenos chef, como lo es el tiramisú de nuestra querida Ino, las paellas de Rodolfo y Felipe, los chorizos y las morcillas de la Mari Santos, la ensalada de kikos de la Dolores, la pizza de Albertina, “el garrote” de Abelardo, las chocolatinas de propia elaboración de la Pepi, las naranjas de Micky, los guisos de la Jose y el buen caldo de cocido de la Nati para el domingo de resaca. Luego cuando termina el carnaval, por el grupo de whatsapp del gorrino nos preguntamos que qué nos toca hoy de cenar, y algunos mandamos la foto de la lechuga porque nos ponemos a régimen.

 A parte del carnaval, ¿organizáis alguna otra actividad en grupo?
Sí, solemos quedar en alguna ocasión para cenar juntos y ajustar cuentas para pagar alguna cosa del carnaval. En los mojitos de la feria también quedamos, en alguna boda, o para realizar viajes al parque Warner Bros. Nuestros peques también van quedando por su cuenta, para cenar en la feria o en otras ocasiones (se nos hacen mayores). En el confinamiento nos entretuvimos con los concursos elaborados por Rodolfo. Uno de esos concursos era pintar lo que veíamos desde nuestra ventana, y en otro concurso elaboramos figuras de algunos disfraces de nuestra comparsa con una masa especial de harina, que tuvimos que aprender a realizar siguiendo los pasos de videos de youtube que mandaba Rodolfo. También, mandábamos fotos de lo que comíamos cada día, para ver lo cocinitas que estábamos. Pero generalmente solemos hacer cena en Navidad y cena después de Carnaval más la quedada en la feria.

 Cuéntanos alguna anécdota.
¿¿¿Algunaaaa???. Anécdotas tenemos muchísmas.
En nuestro comienzos, hubo un año que no tuvimos local. Ese año decidimos salir de cocodrilos. Cada componente elaboraba el disfraz en su propia casa. Cuando nos juntamos para salir en el desfile, cada cocodrilo era diferente. El de nuestro querido Marcos estaba compuesto de sólo dos piezas. Fue un show. Pero eso sigue sucediendo con la pobre “pituca” (“elenita”) que se tiene que “embeber” para que le quepan los trajes. Todos los años, le pasa. Con el disfraz de las Chochonas, ocurrió algo similar. Tuvieron que “embeber” la carroza quitando aire a las ruedas, ya que era más alta que el portón. De esa manera, pudieron sacarla.
Otro año contamos con la presencia de una mascota en nuestra gorrinera. Sin comerlo ni beberlo, una noche aparecieron huellas de pintura de rata entre nuestros disfraces. Rebuscando por todos las partes de nuestro local, descubrimos que la rata se encontraba entre las cajas que teníamos con materiales del campo. Otra mascota que recordamos con cariño fue una cabra que se nos escapó en el desfile de bodas por el círculo, ya que salimos de la legión (“El Novio de la muerte”). Ese año nos tocó un tercer premio en las bodas.


Es rara la noche que se nos va la luz… y aprovechamos en cantarnos todos los cumpleaños feliz que nos debemos. Además, año tras año encontramos prendas perdidas en anteriores carnavales, como cazadoras o cargadores de móviles. No sabemos cómo, pero sucede.
Antes de cerrar o salir del local, Dolores madre es la que apaga las luces y comprueba que no nos olvidemos a algún componente de la comparsa en el baño. Al pobre de Rodolfo Junior lo encerramos durante toda la noche de carnaval en el chiringuito, ya que estaba en el baño y cuando salió ya estaba la gorrinera recogida para el día siguiente. Menos mal que un componente de la comparsa se le olvidó el móvil y llamó con ese móvil a Dolores madre (que ya estaba acostada) para que fuera a socorrerlo.
Como siempre nos juntamos después de navidad, en nuestras casas suele haber restos de dulces y otras cosas, y la Dolores siempre suele llevar polvorones. Pues hubo un año que se los llevó caducaos’ y así nos los comimos con nuestros cafés de las noches. Además también suele ser ella quien prepara el café, pues un año lo preparó cafeinado y tuvimos noche en vela todos lo que bebimos. No faltaron las risas cuando nos confesó por qué había sido.
En cuanto a los premios también hemos tenido muchas anécdotas pero recordamos con el especial cariño el año que ganamos con los Cocos, que nos enteramos en la entrega de premios de los grupos porque Paco Segovia nos nombró al dar el primer premio de los grupos. Entonces cuando llegó el turno de las comparsas y no nos nombraban supimos que el primero podía ser nuestro.
También en nuestros locales hemos vivido de todo: incendios, inundaciones, cortes de luz… pero en general hemos salido ilesos pese algún que otro corte con puntos de sutura o golpes con vendajes y reposo “¡no nos ha faltao de ná!”
Y como decimos en nuestra comida de resaca: EL GORRINO NO GANA NI PIERDE PORQUE NO HAY MAYOR PREMIO QUE VOLVER EL AÑO QUE VIENE.
Por último, decir que nunca dejaremos de recordar a las personas que ya no están entre nosotros con las que tanto disfrutamos y tanto aportaron a la historia de nuestra comparsa

ENTREVISTAS DE CARNAVAL. «LOS JUANES»

Con ellos y con su llegada a la Plaza de Ramón y Cajal en Jueves Lardero, podemos decir que oficiosamente comienza el Carnaval de Villarrobledo.
Con Los Juanes todo empezó poco a poco. La primera casualidad fue que un año Alfonso Romero, alma mater de este grupo, se hizo un disfraz de un muñeco que la salía en la tele, concretamente el de Rockefeller, de José Luis Moreno. Ese año se lo pasó genial y lo guardó en el baúl de los recuerdos. Como buen aficionado, todos los años sacaba los trastos que tenía a mano para ver que se ponía, pero pasaron dos o tres años hasta que volvió a hacer uso de parte de ese disfraza, es decir, del pico.
Y hubo un año en que casualmente cogió el pico y los pies a la vez, y salió a la calle con su nuevo disfraz. Ese día había quedado con gente de la Comparsa Yuka, a la que pertenecía por aquel entonces, e iban a dar unas vueltas por el pueblo con el trenecillo que tenían. Coincidió que en un momento del paseo tuvo que llamar al conductor del tractor, y casualidad, el conductor se llamaba Juan. Dado que entre el ruido del tractor y al música que llevaban se oía muy mal, tuvo que gritarle varias veces: ¡Juan, Juan, Juan!. Y cuando lo estaba llamando se dio cuenta del efecto y que quedaba bien ese pico de cuervo, diciendo Juan, y así de curioso podríamos decir que fue el inicio de Los Juanes.
Hemos querido charlar con ellos y todo esto es lo que nos han contado.

¿Hace cuántos años comenzasteis con esta aventura del Carnaval? 
La historia como ya mucha gente sabe, surgió de Alfonso Romero, que es muy aficionado al Carnaval, y ese año se disfrazó con un pico y las calzas de goma, y a la gente le hacía mucha gracia. El saludo era a todo el que pillaba por delante decirle Juan. Se lo pasó muy bien, pero se dio cuenta que lo bueno era juntarse con más gente. A los 2 años se buscó gente y llegaron a estar unos 60 participando en los desfiles. Tras la muerte del padre de Alfonso ese año no salió la comparsa, y tras una serie de vicisitudes, tras tres o cuatro años, y después de salir por libre, decidimos juntarnos un número definido y empezamos a salir en todos los desfiles. En 1989 llegamos en tren en Villarrobledo después de anunciarlo con unos carteles en varios bares y nos sorprendió la cantidad de gente que se presentó a recibirnos, entre 200 y 300 personas. El año siguiente ya fue la “repera”, la gente nos fue haciendo un pasillo porque no podíamos pasar del público que había.
Lo que no nos explicamos es como aguantamos tanto después de tantos años, pero como disfrutamos y nos lo pasamos bien tiramos para adelante.
Hacemos un traje bastante sencillo, y si le tienes que poner un complemento te lo pones, pero ya está, que a la gente no le cueste mucho dinero. A nosotros nos llena de mucho orgullo que nos empezaran a incluir en el programa de Carnaval en el primer día de celebración.

¿Cómo se os ocurrió el nombre del grupo? 
Pues en principio el saludo era el graznido del cuervo. Todo el mundo me saludaba diciendo Juan, y por ello la comparsa se llamó Los Juanes

¿Qué os motivó para empezar a participar en esta fiesta? 
Como he comentado, nosotros salíamos y nos lo pasábamos bien, y la gente también nos pedía que lo hiciéramos, entonces pensamos que era bueno participar y también acceder a las distintas subvenciones.

¿Por cuántas personas está formada vuestro grupo?
Procuramos que los participantes formen un grupo y por lo tanto no superamos el número establecido. De hecho los premios que hemos conseguido han sido siempre participando como grupo.

¿Cómo hacéis para poneros de acuerdo entre todos y decidir el disfraz y la actuación a realizar cada año?
Como te dije antes, los trajes suelen ser muy sencillos porque nuestro objetivo no es hacer trajes con los que no podamos disfrutar, por eso casi siempre solemos coincidir rápidamente en el disfraz con el que vamos a salir y la temática establecida para ese año.

¿De qué disfraz tenéis un recuerdo especial? 
El traje que llevamos del Descubrimiento de América le tenemos un especial cariño, como el de la Guerra de las Galaxias que, por cierto, nos llevó mucho trabajo. Nosotros consideramos que el traje sea sencillo, y de hecho, cuando acabamos el desfile, nos vamos a cenar con el mismo traje.

¿Qué y cuantos premios habéis ganado?
Para nosotros el mayor premio es que se nos incluyera en el inicio del carnaval y tengamos la carpa para nosotros. En cualquier caso a nadie amarga un dulce, nos apuntamos como grupo y hemos conseguido 4 premios. Nos han dado tres terceros y un segundo. Recordamos que el primer año que nos dieron un premio no nos lo esperábamos y nos enteramos en nuestra casa, menos mal que allí se quedaron dos o tres y subieron a recogerlo. Desde entonces nos quedamos siempre a la entrega de premios, porque también así nos lo aconsejaron desde la organización para darle más realce.

En el carnaval de Villarrobledo  participáis varias comparsas distintas, ¿Cómo es la relación entre vosotros? 
Este año por desgracia no vamos a contar con las habituales actividades de carnaval, pero pensamos que la gente a nivel individual lo va a celebrar, de hecho nosotros ya llevamos la mascarilla con nuestro pico en el disfraz. Esperemos que en 2022 podamos tener carnaval, aunque este virus va a estar circulando por ahí.

¿Cuál es vuestra parte favorita del carnaval? 
Todas las actividades son importantes, nos encanta desfilar y la noche de Jueves Lardero en la que llegamos a la Plaza. Para nosotros es muy importante la entrega de los Huevos de Oro y también el Juan Palomo. Por otro lado no tenemos nada organizado, pero hay una parte importante a la que le gusta la noche del orgullo manchego.

A parte del carnaval ¿Organizáis alguna otra actividad en grupo?
Nos juntamos habitualmente para hacer comidas. El dinero que nos dan en subvenciones o premios lo recogemos para irnos de comidas y disfrutar entre nosotros.

Contadnos alguna anécdota. 
Hubo un año que salíamos en el desfile en primer o segundo lugar. Llegamos a la Plaza y todavía quedaba una comparsa por salir, nos dimos la vuelta y volvimos a desfilar. En lugar de dar una vuelta, dimos dos. Había mucho ambiente en la calle y dijimos que para qué vamos a esperar tanto tiempo si podemos de nuevo participar.
Desde Los Juanes quieren agradecer a Carlos Martínez el apoyo que les presta a la hora de elaborar las canciones que siempre se pueden escuchar en la carpa municipal el día de su llegada, y que tiene que ver con la temática que ese año tienen

ENTREVISTAS DE CARNAVAL. «CEIP JIMÉNEZ DE CÓRDOBA»

Algunos alumnos extrovertidos, padres y madres animosos y maestros comprometidos de  este colegio, iniciaron una singular aventura allá por el año 1987, cuando, contagiados quizá por el ambiente carnavalesco que renacía en las calles de Villarrobledo, quisieron dar forma a una pregunta que se hacían al principio. Se respiraba un ambiente tremendo, la gente vibraba por los carnavales y había que trasladar el disfraz de salón al desfile callejero. Así lo entendieron en este colegio y  se asumió la idea con inusitada ilusión. Así se formaron varias comparsas del mismo, exactamente una por cada ciclo educativo.
Después montaron una sola comparsa, y se le ofreció a la misma una mayor  vistosidad en su conjunto.
Desde entonces este colegio nos ha hecho vibrar en las calles, nos ha hecho viajar por otras tierras, nos ha metido en sus temas y, en definitiva, nos ha maravillado por sus ideas.
Todo esto y mucho más nos lo cuentan en la siguiente entrevista

¿Hace cuántos años comenzasteis con esta aventura del Carnaval? 
Nuestra comparsa empezó en el año 1987, que fue cuando nuestro carnaval infantil empezó a desfilar por las calles. Anteriormente un grupo de profesores de diferentes centros hicieron un carnaval un poco más “raro”, pero finalmente ese año fue cuando se empezó a desfilar. Parece que fue ayer, pero ya han pasado más de 30 años, y afortunadamente se tomó esa decisión porque fíjate lo grande que es ahora.

¿Cómo se os ocurrió el nombre de la comparsa?
Cada año, dependiendo del traje, se le da un nombre diferente, pero partimos de la base de que debe llevar el nombre del colegio. Nosotros consideramos que eso era algo a lo que no se podía renunciar.

¿Qué os motivó para empezar a participar en esta fiesta? 
A los padres nos motivó que algunos ya habíamos salido como alumnos en ese año 1987. Estos profesores que algunos venían del Grupo de Teatro La Troya, los que nos hicieron es que tuviéramos ese gusanillo que tenemos hasta día de hoy.

¿Por cuántas personas está formado vuestro grupo?
Es muy curioso esto que os vamos a contar, porque el colegio al principio llegó a desfilar con tres comparsas. Era un colegio muy numeroso, por lo que se hacía una de infantil, otra de primaria y otra de sexto, séptimo y octavo. Un año llegamos a salir con 250 participantes. Al construirse el CEIP ‘Diego Requena’ muchos alumnos se fueron a ese centro, y desde entonces hemos estado en torno al centenar de participantes en una sola comparsa, superándolo en muchas ocasiones.

¿Cómo hacéis para poneros de acuerdo entre todos y decidir el disfraz y la actuación a realizar cada año?
En principio se hace una reunión sobre el mes de noviembre. Se exponen varios trajes e ideas y sale finalmente elegido el más votado. Isabel Juncos aprovechaba la Navidad para hacer la muestra, volvíamos de navidades con la muestra hecha y es cuando empezamos a trabajar.

Preparar el disfraz y la actuación os supondrá mucho tiempo y esfuerzo, ¿Con cuánta antelación comenzáis con los preparativos? 
Como te hemos dicho, es un trabajo de mucho tiempo, después de la muestra con los patrones, las telas…en definitiva mucho trabajo que se realiza para que en el mes de febrero todo esté preparado y salgamos a participar en los diferentes desfiles del primer domingo de carnaval y del viernes festivo en el que ya finalmente se dan los premios.

¿De qué disfraz tenéis un recuerdo especial? 
Tenemos varios. El año de Las Casitas el traje impactó mucho porque ninguna de ellas iba igual. Muy similar ocurrió con Los Dragones. Los niños iban fuera, les iban dando vueltas y disfrutaron mucho, como también lo hicieron el año en el que íbamos de Caballos. Lo que se pretende es que los trajes estén bien, pero sobre todo que los niños que participan y la gente, disfruten. Cuando ya ves terminado el traje en su conjunto en la puerta del colegio es cuando ves lo bien que ha quedado el trabajo de tanto tiempo.

¿Qué y cuantos premios habéis ganado?
Cuando el carnaval infantil comenzó se daban premios, y nuestro colegio consiguió 4 primeros premios y varios segundos y terceros. Además, cuando ya se instauraron los  banderines nuestro centro ha conseguido 10. Es bonito también que el trabajo que realizamos tenga su recompensa, pero para nosotros la mayor recompensa es que los niños, los padres y sobre todo la gente que está en la calle, se lo acabe pasando genial.

En el carnaval de Villarrobledo participáis varias comparsas o grupos distintos, ¿Cómo es la relación entre vosotros? 
Sobre todo participan en otras comparsas los adultos. Hay gente que participa en Anthrax, pero otros participan en otras como Los Tarumbas, cuyos miembros en su mayoría habían salido de nuestro colegio. Siempre hay gente que sale en otras comparsas y en otros desfiles.
La relación entre las comparsas es muy buena, y como nos ocurrió un año, por ejemplo Anthrax nos ayudó con el equipo de megafonía que se nos había estropeado.

¿Cuál es vuestra parte favorita del carnaval? 
Claro está que lo que más nos gustan son los desfiles, pero también es verdad que nos gustan mucho las reuniones en las que convives con otros padres, con alumnos y profesores elaborando los trajes. Eso te llena y cuando pasa el carnaval parece que te falta algo.

A parte del carnaval ¿Organizáis alguna otra actividad en grupo?
Cuando acaba el carnaval solemos hacer una cena con profesores y padres, mientras que en verano nos íbamos a Aqualandia. También hemos hecho meriendas en el colegio y otra serie de actividades interesantes entre los miembros o incluso con gente que no llegó a participar en la fiesta

Contadnos alguna anécdota
Al ser alumnos no tienes las mismas vivencias de las comparsas de adultos, pero por decir algo suele pasar que cuando ya estás desfilando a algún alumno se le ha roto algo del traje o la música se nos ha parado, yendo por la calle de la Plaza sin música, funcionando después cuando ya llevábamos medio desfile.

Desde el CEIP Jiménez de Córdoba ya nos advierten que ellos van a mantener el espíritu carnavalero durante los días de carnaval pese a que no haya ninguna celebración oficial. El que tiene el “gusanillo” eso siempre lo tiene ahí  y saldrán disfrazados de algo, pero siempre respetando las medidas de seguridad.

ENTREVISTAS DE CARNAVAL. «LOS TARUMBAS»

Hace dos décadas salían a la calle dejándonos a todos asombrados con el traje que mostraron y que les empezó a dar una más que bien y merecida fama entre los villarrobledense.
Son 20 años disfrutando de nuestro carnaval, si bien es cierto que han tenido algún parón importante y en determinados momentos se les ha echado de menos.
Los Tarumbas comienzan en el año 2000 como comparsa participando en el desfile de adultos. Los Tarumbas lo consiguieron desde el primer momento, sacando a la calle unos vehículos de goma espuma con una forma muy similar a las del automovilismo y que les alzó al primer premio, el banderín y un galardón que por aquel entonces concedía Radio Surco.
Un año más tarde salieron a la calle con caracoles de carreras que acabaron dejándoles en cuarto lugar. Un traje que fue muy aclamado por los ciudadanos que se agolpaban en las calles presenciando el desfile.
Desde entonces, y sin pensar que su participación iba a ser tan exitosa, han llevado el buen nombre de Los Tarumbas por nuestra fiesta, ahora fundamentalmente en el Concurso de Bodas, aunque sus componentes, a nivel individual, siguen siendo parte de esta fiesta de Interés Turístico Nacional.
Aquí os dejamos con esta entrevista que en ningún caso debéis perderos.

¿Hace cuántos años comenzasteis con esta aventura del Carnaval? 
Comenzamos en el año 2000 como comparsa, participando en el desfile de adultos.

¿Cómo se os ocurrió el nombre de la comparsa? 
El nombre de la comparsa surgió de que estamos un poco “tarumbas” todos, y por ello se escogió este simpático nombre. Y es que en el Carnaval hay que estar un poco así para pasar tantos días de fiesta, y luego también para tener todos los trajes necesarios, la imaginación y el ingenio para conseguirlo.

¿Qué os motivó para empezar a participar en esta fiesta? 
Nuestra motivación estuvo basada en un primer momento en contribuir a la potenciación y mantenimiento del carnaval. De ahí viene la idea de juntarnos y formar este grupo de amigos para salir a la calle y desfilar

¿Por cuántas personas está formada vuestra comparsa?
Una treintena de chicos jóvenes, con edades comprendidas entre los 17 y los 27 años y que ya hemos cumplido casi dos décadas más desde que comenzamos a participar,  seguimos disfrutando de nuestra fiesta.

¿Cómo hacéis para poneros de acuerdo entre todos y decidir el disfraz y la actuación a realizar cada año?
Como suelen hacer todas las comparsas, nosotros lo que hacemos es proponer una serie de ideas, darle contenido, mostrarlas y posteriormente por mayoría decidir cuál es la más bonita o la más interesante en cada momento. Se hace de una forma  bastante democrática y ese es el principal acierto.

Preparar el disfraz y la actuación os supondrá mucho tiempo y esfuerzo, ¿Con cuánta antelación comenzáis con los preparativos? 
Nunca pensamos cuando decidimos salir a la calle por primera vez, que Los Tarumbas pudieran tener el éxito que tuvo, por lo que siempre hemos decidido hacer trajes importantes que aunque generasen tiempo y esfuerzo, siempre fueran del nivel que un carnaval como el de Villarrobledo requiere. Por eso es verdad que supone tiempo y esfuerzo en cada preparativo.

¿De qué disfraz tenéis un recuerdo especial? 
Quedarte con un traje es muy difícil, sobre todo porque todos son como hijos y tienen algo muy especial. Nunca pensamos el primer año que salíamos llenando las calles de fabulosas motos de gomaespuma muy elaboradas y con una forma muy similar a las de verdad e interpretando para el público una carrera de automovilismo, nos alzara con el primer premio, por eso para nosotros esa temática siempre se quedará para nosotros y tendrá un significado especial, aunque como hemos dicho, cada traje es como un hijo y quedan detalles muy significativos que siempre los hacen especiales.

¿Qué y cuantos premios habéis ganado?
Es importante resaltar el primer premio de nuestro debut en el desfile de adultos, ese primer premio con motos de gomaespuma siempre será recordado por nosotros. Nuestro inicio fue muy fuerte y muy exitoso, volviendo a ganar el primer premio un año después con unos fabulosos coches de choque, mientras que un año más tarde, en 2002, obtuvimos el cuarto premio, a juicio del jurado, con unos fabulosos caracoles gigantes de carreras. Hemos conseguido más premios pero para nosotros estos han sido muy importantes y muy significativos en nuestra ya larga trayectoria.

En el carnaval de Villarrobledo participáis varias comparsas distintas, ¿cómo es la relación entre vosotros? 
La relación siempre es fantástica. Los estímulos entre nosotros nos transmiten ánimos para continuar trabajando en los próximos años, esforzándonos cada vez un poco más y entre todos lograr que el Carnaval de Villarrobledo sea aún mucho más grande.

¿Cuál es vuestra parte favorita del carnaval? 
Llevamos dos décadas participando en los desfiles, y bien es verdad que algunos de nuestros objetivos han cambiado porque ahora, después de unos años en los que no participamos, es pasarlo lo mejor posible, y ello lo estamos consiguiendo participando en el Desfile de Bodas.

Aparte del carnaval ¿Organizáis alguna otra actividad en grupo
Somos un grupo de amigos enamorados del carnaval, pero también nos juntamos para desarrollar otro tipo de actividades. Cualquier excusa es muy buena para pasarlo bien, y no sólo en esta fiesta. Sacamos tiempo de donde no hay, aunque bien es verdad que entre el trabajo y la familia siempre es un poco más complicado todo.

 

 

 

« Entradas anteriores